Español

El fin de todas las certezas, 2021

Texto de exposición individual en Casa del Barrio.

Las noticias hablan del cambio climático a diario. En las últimas décadas, los desastres naturales, la desertificación, el agotamiento de los recursos naturales, los refugiados del cambio climático y la extinción de especies han sido preocupaciones que se han abordado desde el arte. La tierra se está calentando a causa de la actividad humana. La catástrofe climática es una realidad y un problema urgente.

 Para esta nueva serie, Ricardo Coello Gilbert (Guayaquil, 1980) crea un mundo donde vemos a una naturaleza triunfante, sin evidencia de vida humana, animal o vegetal, quizá una tierra posthumanidad. La mirada se vuelca al telón de fondo usualmente desapercibido; el paisaje se vuelve el personaje principal, para mostrar con reverencia las fuerzas naturales que forman un sistema geológico imperturbable y hermoso. Libros como El año del diluvio, de Margaret Atwood; El libro flotante, de Leonardo Valencia; The Road, de Cormac McCarthy; Eaarth, de Bill McKibben; el corto La Jeteé, de Chris Marker; las películas Melancholia, de Lars von Trier, y La Tierra errante, de Frant Gwo —basada en un cuento de Cixin Liu—, entre muchos otros, sirven de referentes para la creación de estos paisajes de carácter apocalíptico donde han subido los niveles del mar, donde las ciudades están completamente inundadas, o donde una atmósfera enrarecida se manifiesta por el tratamiento cromático. Coello Gilbert trabaja con la misma libertad con la que se manejan los autores de ficción en la creación de sus obras, para comentar acerca de la influencia de nuestras acciones sobre una naturaleza majestuosa, frágil y viva, y sobre nuestra propia fugacidad.

Obras como Testigos del viento y Testigos del hielo nos muestran el dibujo de montañas sobre gráficos que explican el incremento del CO2 a través de los años y su relación con el calentamiento global. El artista incluye los datos con la misma sutileza con la que ha abordado su trabajo previo: para muchos, la información podría pasar desapercibida, en un gesto que alude a la manera en que decidimos ignorar esta realidad, aunque ella nos enfrente a diario, y aunque sus más terribles consecuencias nos enfrentarán en el futuro.

A través sus obras Coello Gilbert crea imágenes que ponen en tela de juicio las doctrinas o verdades establecidas. Desde hace varios años su práctica se ha visto atraída por una inmensa curiosidad por increpar lo escrito. Siempre rodeado de literatura, de textos científicos y religiosos, el artista mantiene una búsqueda persistente alrededor de lo que se supone incuestionable.

 

—Eliana Hidalgo Vilaseca

Volver a Textos